domingo, 12 de octubre de 2008

Adiós a la noche traicionera


Bienvenida sea la noche en vos.
Por vos he perdido horas de sueño, de trabajo.
Por ver tu cara en una maldita fotografía.
Sos vos el que ronda por las noches en mi almohada.
Es tu voz la que resuena en los pabellones de mis sueños.
¡Basta, basta, basta!
¡Creo ver tu cara en la noche, tus ojos riéndose!
¡Diré basta a la noche atormentadora y cortaré de lleno esta agonía sulfurante!
¡Cortaría con gusto TODA luz que brillase para abrumar mi soledad!
¡Quiero que estas palabras se hagan canción y que nunca dejen de cantarse!
¡Quiero que tu imagen sea constante del ritual que tu intromisión en mi vida implica!
¡Quiero tener tu imagen en mi retina para siempre!
Como un reflejo en la pupila dilatada de un guardián.
Juro que no podré borrarte de mi mente nunca.
Para siempre en mis pupilas tristes, dilatadas por la noche oscura.

1 comentario:

Oier dijo...

ras perdure el recuerdo, perdurara en ti su imagen.
muy bonito :)
un saludo y gracias por tu visita.