lunes, 22 de diciembre de 2008

ay de tu cuerpo

Pienso en un cuerpo...
pienso en la savia que mueve tus miembros...
pienso que no es savia...es tu sangre.
Pienso en tu semen, pienso en tu cuerpo desnudo.
Pienso en el sol y en la luna que son nuestros testigos.
Pienso en los clavos y en las migas de pan sobre la cama.
Pienso en las vértebras quebradas y en las ciegas cortinas de encaje.
Pienso en la cama como un monstruo negro que nos devora, nos traga enteros y nos escupe impregnados de savia /sangre y sudor y el amor que nos ha debilitado y dejado a merced de esas sábanas negras ahora nos traiciona nuevamente y otra vez caemos en la tentación...
así una y otra vez.
Y ya no pienso. Es sólo una ilusión. No querido, esto no es pensar. Esto es sentir, esto es amar.
Esto es tu cuerpo en un cajón abierto. Es una rueda de fuego.
Esto es agua que fluye y es canción. Es un viento de primavera, es un cielo estrellado, es tu pecho y tu sangre golpeando tus sienes.
Es tu sangre golpeando tus sienes. Y tu pecho piloso.
Tu pecho que se me ofrece para abrigo de mi alma.
Tu espíritu que vuela y regresa con una rosa a cambio de mi aliento.

3 comentarios:

Nanenko dijo...

esto està dedicado a quièn???

tunful

// Dadá. // dijo...

ay, a nadie en particular. son cuerpos que invento sin rostros, u hombres que conozco pero sin su original ser. en fin, hago pastiches del sexo masculino...
pero sí, hay algunos narcisos que tienen su lugar en mi vida.

Anónimo dijo...

mucho ego.. no??

fractie