miércoles, 20 de julio de 2011

El sueño de Demetris


Demetris despertó extrañando la piel de Filis. Y es que había soñado con él. Había soñado con su cuerpo desnudo durmiendo sobre su lecho, destapado, junto a ella, que lo observaba, observaba el lento movimiento de su hermoso pecho y su rostro plácido, sabiéndose de alguna manera, amado.
Y Demetris despertó con ese dolor terrible que solía sentir, ese dolor que sólo ellas sienten cuando sufren desde adentro. Ese dolor bajo y oscuro, misterioso, aurático de vida. O de muerte.

el Martes 28 de junio de 2011 a las 13:17

No hay comentarios: