domingo, 2 de octubre de 2011

Espiraladas idioteces que te digo.

Es tan simple esto, tan continuo. Desmayarme por las noches y despertarme por las mañanas.
Siempre fui yo en espiral.
Yo te amo y no sé quién sos.


Pero es verdad que la luz con más luz se ciega,
y que quizá sacamos chispas a un par de rocas quizá demasiado quizá no lo suficientemente sagradas.
Aún así quiero esperar... pero no así de día. Esperar avejenta a las damas y convierte en cínicos a los caballeros de armadura acorazada.

Yo no quiero cínicos.

Yo quiero las drogas que he aprendido a encontrarme y tu espalda para apoyarla contra la mía y así girar en 360° y no perdernos de nada.

Pero, ¿y si no fueses vos?
¿Y si fueses solamente un idiota capricho idiota de una idiota inlove de otro idiota que no supo qué hacer con eso?
¿Y si no?


Pregunté a las estrellas y no pudieron decirme nada; así que desistí de querer hablar con los astros y me hablé a mí.
Y me dije canciones que cantaba muy felices, delirantes alegrías de colores, de cintas de papel idiotas, para un idiota al que amo.
I'll wait for you... strokeando un futuro que aún no viene pero en el que yo no voy a estar.


Fuck you, boy.


Alguna vez dejaré de esperarte.
Alguna vez te esperaré.
Alguna vez quizá no llegue nunca.
Mientras tanto, no me importa morir.



2 comentarios:

:) ac dijo...

hola dadá...

Gab Mateosian dijo...

Fue una especie de catarsis no?
El otro yo! que buena banda, me recuerda a mi adolescencia