viernes, 17 de octubre de 2008

Ya no más, nunca más, es el fin, no se repetirá.

Ahora, ya, siendo las 1:35 de la madrugada (¿cuándo empieza la madrugada?) del sábado, acabada (¿se dice así?) de volver del minúsculo y bajándome una bolsa de (seguramente, mi ojo avisor me dice) un peso de tutucas, cuando-ya-habìa-cenado, juro solemnemente ("que mis intenciones no son buenas", como en Harry Potter, jua!) no volver a repetir la escena de hoy.
Lo juro por mis amigas de la facu, porque ellas me ayudaron a levantarme, lo juro por mis viejos por el sistema de telefonía celular, que los mantuvo al tanto, lo juro por mis compañeros, porque no tengo derecho de mirarlos mal y andar con mala onda, lo juro por la Maga, que llamo todo el tiempo, por mis amigos que preocupo, lo juro por mis compañeros del laburo, porque sé que fallo, lo juro por mi hermano (¿?), lo juro por mi pobre psicólogo, que lo mensajeo a las 2 de la mañana. Lo juro por mí, por mí y por mí. Que NUNCA más voy a intentar pensar en tirarme abajo de un C7. Que nunca más voy a hablar de dejar la facu de viernes a lunes en octubre. Que si, me considero mala actríz, pero sé que puedo mejorar. Que no, que no me va totalmente mal en la facu, son algunos tropezones, y soy bastante ñoña! Que no tengo que pensar que todo está mal y que si soy una solitaria, es todo por culpa mía.- ETCÉTERA.
Hoy lo ví, y no me pasó nada. Ya no me pasa nada, si quiero. Me gusta sí. Pero sabés qué? Podés irte a la mierda!!

2 comentarios:

Emma dijo...

Me encantó el remate!
Que así sea.
Saludos.

// Dadá. // dijo...

Ahh! (suspiro de satisfacción)
¡Es que tenía que rematarla!
¡Hoy salió el sol! Fue por eso...
después de la tormenta...

Buen día para todos!!
Gracias emma por tu aliento.