sábado, 26 de febrero de 2011

I was not alive.


Todas sus promesas eran pastillitas blancas,
que, una vez disueltas en el agua, me empaparon por todos lados.
Yo era una sirena cubierta de espuma,
y la Via Láctea me inundaba por todos lados.

No debiste poner esa pastilla en el río, porque todos los peces bebieron de ella.
Debiste haberme embriagado sólo a mí, ya de que esa manera no me pongo celosa,
de tus parches y tus botes.




Tonto, sabes lo que me ha costado
llegar hasta acá
a este sitio donde, me prometiste,
estaríamos solos.
Y, borrachos, me decías, esa vez,
"por cual tonto me has tomado".

Por el mismo tonto que pensó
que tomandome el pelo
podía llegar bien alto,
cuando, en realidad, ya lo sabes,
lo mejor es empezar desde bien abajo.

2 comentarios:

Meliquina. dijo...

No me gusta el texto pero es lo que sale :/

Meliquina. dijo...

no, si me gusta, me gusta eso de "lo mejor, lo sabes, es empezar desde abajo"
me corrijo