jueves, 9 de octubre de 2008

4 Cuatro imágenes del cielo

el cielo de las noches de Van Gogh

Día y noche

Las tormentosas tardes en el campo. El cielo de Córdoba.

Catástrofe. Incendios en las sierras.


Estacionariamente bello, el cielo es el símbolo de lo eterno, lo inabarcable, de lo desconocido para el hombre. El cielo, así, como siempre estuvo, siempre estará. El cielo es y será testigo de las calamidades del hombre, de las bestialidades. El cielo. Es, será. Quizá por eso tantas mitologías sitúan a su dios en el Cielo. Lo infinito. Lo supremo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

ohhhhhhhh!
la chica bloggggggger, mirá, estás errada, nunca te obligué a hacer un blog, ojo ojo, mirá que raro suena, obligué blog, JAJAJAJA

? dijo...

HALADDDDD

// Dadá. // dijo...

ehh?? Magaaa?
is that you? oh, que me hacés asustar, reventada! touché! defendete si sos vos!
sabés lo misterioso que resulta recibir estos mensajes cuando estoy hace cinco horas con el traste aplastado en la silla pensando en el parcial malfito?
sos vos? ayyy!

// Dadá. // dijo...

noo trola noo!! cuando vivamos juntas no vas a poder hacerme estas bromas pesssadas!!
o qué
o cómo
you maderfoquer!!



halaaddd amiga!!
hagamos las pases de tanto misterismo. pasame tu fotolog, hija del viento.

maga maría dijo...

I LOVE YOU CARA DE TOMATE RELLENO CON ARROZ INTEGRAL!



sos lo más de lo más, amiga de mi vida.